26/07/2021

La presencialidad en los campus aumentará hasta un 70% el próximo curso 2021-22 si la pandemia lo permite

El PROCICAT ha aprobado el Plan sectorial de universidades, que mantiene el uso obligatorio de la mascarilla en cualquier espacio interior y recomienda la ventilación cruzada

Pasillo de aulas del campus Catalunya.

La Generalitat ha hecho público que las universidades de Cataluña podrán empezar el curso académico 2021-2022 con un máximo del 70% de presencialidad del aforo autorizado en los espacios donde se llevan a cabo las actividades docentes, siempre y cuando la evolución de la pandemia por COVID-19 lo permita. Contando con que el contexto epidemiológico sea favorable, en el ámbito de las actividades docentes universitarias, las prácticas y las evaluaciones continuarán siendo presenciales. De este modo, para el próximo curso se mantiene un modelo híbrido de docencia presencial y virtual como consecuencia del periodo de excepcionalidad causado por la crisis sanitaria, pero, por primera vez, el grado de presencialidad será claramente superior a la modalidad virtual.

Esta es la principal novedad del Plan sectorial de universidades aprobado por el PROCICAT para el próximo curso. De este modo, se amplía progresivamente el régimen de presencialidad simultánea restringida del 50% del estudiantado con el que finalizó el curso actual en un 70% en el inicio del próximo.

El Plan sectorial se aplicará en todas las universidades, centros adscritos, escuelas de negocio y otros centros de educación superior universitaria que desarrollan su actividad en Cataluña. A partir de esta normativa, corresponderá a cada universidad concretar las medidas previstas de acuerdo con los criterios de autonomía académica con el fin de garantizar la mejor prestación de servicio a los estudiantes. Las medidas que prevé el plan son de aplicación para el conjunto de la comunidad universitaria (estudiantado, personal al servicio de la universidad, PDI y PAS) y, en general, para todas las personas que accedan a las instalaciones de una universidad.

Medidas organizativas y de protección

El Plan prevé que las universidades puedan flexibilizar y desarrollar en formato virtual, si todavía es necesario, las actividades académicas presenciales, de formación continua, o aquellas que están dirigidas a profesionales. En el ámbito de la investigación y la transferencia, también en los laboratorios de las universidades, así como en los servicios de apoyo y de administración, se habilita la actividad presencial, siempre que se cumplan los aforos vigentes en cada momento. Todas las actividades permitidas se podrán realizar siempre que se respeten las medidas higiénico-sanitarias y de distanciación física establecidas.

En este sentido, la mascarilla continuará siendo obligatoria en cualquier espacio interior donde se efectúen las actividades docentes o en espacios de trabajo de uso público o abiertos al público. Quedan exentos de utilizarla las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que sea incompatible con el uso de la mascarilla y lo justifiquen con un certificado médico. Además, se continúa priorizando el lavado de manos con agua y jabón y, cuando no sea posible, la aplicación de gel o solución hidroalcohólica para la higiene de las manos en las entradas de los edificios, bibliotecas, salas de estudio, salones de actos y comedores.

Asimismo, se mantiene la prohibición de beber directamente de las fuentes de agua y recuerda la necesidad de disponer de contenedores específicos en los espacios comunes de los edificios para la recogida de residuos derivados de las medidas de protección individual (mascarillas, guantes, papel desechable).

En cuanto a las reuniones, el Plan recomienda que se lleven a cabo de forma telemática siempre que sea posible, especialmente en el caso de aquellas que comporten desplazamientos y que aquellas que se tengan que hacer de manera presencial cumplan con todas las medidas de prevención.

Ventilación de los espacios

El Plan hace especial incidencia en la importancia de una buena ventilación para reducir el riesgo de contagio. En este sentido, recomienda una ventilación cruzada y continua mediante puertas y ventanas. Para que la ventilación sea más efectiva, conviene provocar flujos de aire cruzados, abriendo ventanas y puertas que se encuentren opuestas entre si para que corra el aire, de forma que haga un barrido del aire interior y se renueve con el aire exterior. Es necesario que estas ventanas y puertas estén abiertas el máximo de horas posibles.

Es importante ventilar las aulas y estancias a partir del momento en que lleguen los estudiantes, durante la actividad lectiva y al final de la jornada, momento en que hay que abrir todas las ventanas y las puertas de las aulas como mínimo 30 minutos. Hay que tener en cuenta que una aula vacía y muy ventilada después de su última ocupación tiene el aire libre de virus.

Prevención, promoción de la salud y apoyo emocional

El impacto en la salud, económico y social de la pandemia puede haber tenido consecuencias emocionales significativas. Así pues, el luto por la pérdida de un familiar, la angustia por la situación vivida o el impacto socioeconómico causado por la pandemia pueden estar presentes en un número significativo de personas de la comunidad universitaria. Por este motivo, el Plan recomienda en las universidades que hagan actuaciones de promoción de la salud y de apoyo emocional entre sus colectivos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*